Medidas cautelares reales en el proceso penal

Autor:Jesús Mª Barrientos
Cargo del Autor:Magistrado y Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC)
 
EXTRACTO GRATUITO

Las medidas cautelares reales responden a las finalidades del sumario en orden al aseguramiento de las responsabilidades pecuniarias de los presuntos delincuentes o de terceras personas legalmente obligadas a responder de las mismas. Restringiendo la capacidad de disposición del sujeto sobre su patrimonio, o determinados activos integrantes del mismo, pretenden garantizar la ejecución de los pronunciamientos patrimoniales de la sentencia que en su día se dicte.

El objeto de la medida cautelar patrimonial no lo supone sólo la responsabilidad civil derivada del delito, sino todas las posibles responsabilidades pecuniarias, incluidas, pues, la multa impuesta como sanción penal y las costas procesales debidas. Las medidas cautelares patrimoniales previstas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) son la fianza y el embargo.

Contenido
  • 1 Responsabilidad civil del tercero o del partícipe lucrativo en el proceso penal
  • 2 La fianza en el proceso penal
    • 2.1 Requisitos de la fianza en el proceso penal
    • 2.2 Clases de fianza en el proceso penal
  • 3 Embargo en el proceso penal
    • 3.1 Procedimiento de embargo en el proceso penal
    • 3.2 Bienes inembargables en el proceso penal
  • 4 Jurisprudencia
  • 5 Ver también
  • 6 Recursos adicionales
    • 6.1 En formularios
  • 7 Legislación básica
  • 8 Legislación citada
  • 9 Jurisprudencia citada
Responsabilidad civil del tercero o del partícipe lucrativo en el proceso penal

Cuando en la instrucción de la causa aparezca indicada la existencia de la responsabilidad civil de un tercero con arreglo a lo dispuesto en el Código Penal, o por haber participado alguno como partícipe lucrativo de los efectos del delito, el Juez, a instancia del actor civil, exigirá fianza a la persona contra quien resulte la responsabilidad, o en su defecto, embargará los bienes que sean necesarios, conforme a las disposiciones generales en materia de embargos (modif. por Ley 13/2009, de 3 de noviembre ).

La fianza en el proceso penal Requisitos de la fianza en el proceso penal

Momento para decretarla: desde el momento en que existan indicios de criminalidad contra una persona.

Forma: Auto motivado –como en todas las medidas cautelares, en tanto que restrictivas de derechos– donde se fijará la cuantía de la misma.

Cuantía: el importe probable de todas las responsabilidades pecuniarias, más un tercio del mismo.

Consecuencias de no prestarla al ser requerido: el mandamiento de embargo de bienes.

Clases de fianza en el proceso penal

El art. 591 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) :

a) Fianza en metálico. Se ingresará en la cuenta de depósitos y consignaciones del juzgado en la entidad de crédito que corresponda y se aportará a la causa resguardo acreditativo del ingreso.

b) Personal. La fianza personal implica la asunción por un tercero del compromiso, adquirido en presencia de la autoridad judicial, de hacer frente con su propio patrimonio a la cuantía de la responsabilidad pecuniaria que resulte, con cargo al fiado, en sentencia firme. Debe ser persona con capacidad legal para obligarse y bienes suficientes. Cuando se declare bastante la fianza personal se fijará la cuantía de la misma.

c) Pignoraticia. Puede constituirse en metálico o en efectos públicos al precio de cotización, bien fueren del encausado, bien de otra persona. Son también admisibles, a juicio del Juez o Tribunal, las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA